Captura de pantalla 2019-05-27 a la(s) 21.29.02
Isabel Rengifo
Directora de Pintando Sonrisas
Sus sonrisas

Siempre tuve mucho interés por trabajar con los adultos mayores. Mi idea original era tener una casa donde recibir a ancianos sin recursos y sin familia. Sin embargo, en el 2012 vi un reportaje que mostraba el Asilo Canevaro. Me dejó pensando. Llegué a la conclusión de que el momento para actuar era ahora. Que para ayudarlos, no necesitaba la casa que tanto soñaba, sino que podía hacer otras actividades y que sumando esfuerzos con asilos ya existentes podía empezar. Me comuniqué con Canevaro para preguntarles qué necesitaban y me comentaron que pintura porque estaban remodelando un nuevo pabellón. Hice una colecta entre mis amigos y un evento para juntar dinero, y pudimos donar la pintura que Canevaro necesitaba. Ahí nació nuestro nombre, Pintando Sonrisas. Todo el 2012 visitamos únicamente Canevaro Pero junto con los primeros voluntarios, empezamos a averiguar más sobre el tema, asilos, comedores y conocimos varios lugares que necesitaban mucha más ayuda que Canevaro.

Las carencias eran muchas, varias de ellas podrían solucionarse con dinero si este se gestiona de forma adecuada. Pero más que los problemas en infraestructura y la falta de recursos para solventar campañas de salud; la necesidad más grande era el acompañamiento emocional. La tristeza y la soledad eran el problema más grande, y por suerte, un problema que nosotros sí podíamos solucionar, sin tener acceso a muchos recursos económicos.

La calidad de vida del adulto mayor en estas casas se ve afectado por muchos factores, pero nosotros decidimos enfocarnos en la parte emocional. El problema central a resolver era la tristeza y la soledad; y decidimos que lo mejor para ello, era crear espacios recreativos y educativos que brinden acompañamiento, soporte emocional y calidad de vida al adulto mayor. Son esas las actividades que priorizamos ahora y para ello es que motivamos y entrenamos a nuestros voluntarios, nuestros pintores.

En estos años Pintando Sonrisas ha crecido muchísimo y poco a poco asumimos tareas y retos más grandes. Siempre con un objetivo claro: Pintar sonrisas en aquellos adultos mayores que más lo necesitan.